jueves, 6 de junio de 2013

Manta

"No me gusta tu ruindad.  Esa de levantarle la mano a una niña temerosa y sensible que no entiende tu desesperación, ni tu malévola audacia de pegarle en la mitad de la noche por algo tan trivial como olvidarse una carpeta en la casa de su compañera.  Entre vos y yo, hay algo personal, como decía la canción.   Estoy al acecho.  En cualquier momento nos cruzamos y te pongo patas para arriba, en esto quiero ser claro: no te voy a perdonar que hayas hecho lo que dicen que hiciste con esa criatura.  Estoy atento y podría hacer lo mismo con vos, dejarte desfigurado el rostro, quebrada la mandíbula, moretones por todos lados.  Es que no se puede creer.  Hasta ayer me decías en el chat, lo mal que te caían las noticias de violencia de género en la televisión, y te indignabas terriblemente por lo que leías en internet.  Caradura, no tenés vergüenza.  Decirme a mí, que irías y matarías sin pensarlo al primer hijoputa que encontraras en la cárcel acusado de maltratar a un menor, eso es el colmo.  Y yo te creía, como un estúpido.  Bueno, siempre me dijeron estúpido en la escuela y en todos lados.  Esa es mi condena, mi brutal secreto.  Siempre me sentí bastante tonto al lado de mis compañeros.  Yo los perseguía en los recreos, jugando al policía y al ladrón,  siempre era yo el policía.  Raro.  Ahora lo entiendo con claridad.  ¿Qué tenía yo que hacer corriendo como loco detrás de mis amigos buscando simplemente molestarlos o cobrarme algún golpe que recibiera minutos antes, por bocón e idiota?"

"...Sos una mala persona y un cretino.  Tus días están contados, no seré yo quien te lleve a la tumba, será tu propia conciencia, tu destino trágico ya está señalado y hacia allí vas, estoy seguro.  Me das pena.  Es así como revelas tus intenciones, es así como caes de una buena vez y ya no podremos entender tus explicaciones ni siquiera escuchar tus argumentos.  Vos, con una mano despiadada, echaste a andar una versión de vos mismo que no queríamos conocer.  Te vas a pudrir ahi dentro, y esperate.  ¿Vos sabés lo que te espera, maldito cobarde?"

Leo la noticia y no lo puedo creer.  La terrible idea de sorprender a su propia hija en el medio de la noche, arrojando una manta en su cabeza (una brutal manteada como dicen en la calle) para darle una paliza, por olvidarse una carpeta en casa de su compañera.  Me imagino lo que viene después.


García Be

No hay comentarios:

Publicar un comentario