miércoles, 24 de febrero de 2010

Fijate vos



¡Fijate vos... se sentó a mi lado, tembloroso! Comencé a mirarlo detenidamente, pretendía hacerme creer algo imposible de sostener y ya estoy cansado de situaciones como ésta.

Mirá vos... Observá esto también: sus amigos están aquí y pretenden apoyarlo, defenderlo, pero es inaudito e incomprensible y me da bronca perder el tiempo. Como siempre.

¡Ahí está! Apareció por fin su confesión; es lo que esperábamos todos y fue penoso una vez más. Inaudito y ridículo ¡por Dios! A ver... habladurías hay aquí y en todos lados naturalmente, pero ya me cansé y decidí algo: me voy. Si, me voy. Me voy a subir a mi moto y me largo de aquí.

Por suerte entra aire fresco por la ventana.


García Be.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Atropello

-Salgo, ya vuelvo, voy a comprar para hacer la comida. -dijo y salió cerrando la puerta detrás suyo.

Inmediatamente después se escuchó un ruido en la calle, una frenada y todos corrimos afuera esperando que por favor ella nada tuviera que ver con el asunto. Y por suerte, gracias a Dios digamos, habían atropellado un perro y no a Carina.

Todos lamentamos la suerte del animal, nos dio mucha tristeza. Estuvimos por un momento intentando arreglar sus huesos en la calle, pero había quedado maltrecho, el impacto fue mortal. Unos minutos más tarde, después de unas convulsiones murió.

Lo levantamos y llevamos a un lote abandonado donde hicimos un entierro simple y propicio para una mascota, que dicho sea de paso, ignoramos si tenía dueño o no. Es un peligro tener mascotas y no cuidarlas, los autos corren graves peligros andando por la calle y cualquier impacto puede ocasionar gravísimos daños. Terminamos y salimos satisfechos de haber cumplido una tarea si no cristiana, al menos de orden y limpieza en la ciudad.

Al salir, nos encontramos con una nenita que corría de aquí para allá preguntando por su mascota. Bonita.., tuvimos que decirle la verdad. Ella, inmediatamente, rompió a llorar desconsoladamente.

La situación se estaba complicando, ¿por qué hicimos tantas cosas sin preguntar siquiera en el vecindario si alguien conocía ese perrito? En fin, tanto lío, tanto ensuciarnos las manos, tanto sudar para nada, para volver a ver después en alguien la tristeza reflejada en esas lágrimas de lamento.


García Be

martes, 9 de febrero de 2010

A la vuelta

La vecina subió a su auto, arrancó y se fue por la avenida derecho hasta el primer semáforo. Decidí seguirla en mi moto a recordarle lo que habíamos hablado recientemente sobre dejar su vehículo en mi puente, cosa que me fastidia bastante y ella lo sabe. ¿Lo hace deliberadamente para provocarme o sencillamente me ignora por completo? ¿Qué me fastidia más, no poder usar el puente libremente o su actitud de "mira como lo estaciono botonazo y vos te la comes doblada"?

Pienso en su actitud beligerante mientras la sigo al doblar la esquina y veo que frena en una bocacalle y se manda contramano con semáforo en rojo y todo. ¡Ah bueno..!, pienso sobresaltado, esta mina está particularmente borracha y apenas son las 10 de la mañana. Freno. Trato de seguirla con la vista, entra en un puente así que pienso en dar vuelta a la manzana pero el semáforo está en rojo otra vez.

Tendré que esperar.


García Be

jueves, 4 de febrero de 2010

Tu carta

Llegó tu carta, esa en la que hablás del torneo de golf que ganaste olímpicamente como viene ocurriendo últimamente. Supe también que ahora andás en moto, ¿cómo hacés con los palos de golf? ¡jaja! Mirá, acá andamos bien, más contentos que perro con dos cabezas, sí, digo bien, con dos cabezas.

Ya dije todo lo que tenía para decir. Llegó tu carta ¿me leíste? Llegó tu carta y me alegro mucho de saber que te va bien con el golf, te recuerdo que alguna clase te dí, imitando esos profesores que se ubican detrás de la alumna, para ayudar claro.

¿Y la moto? ¡Qué me decís! Hay que estar en estado físico para andar en ellas, tené cuidado. Me alegró mucho saber eso, me puse contento. Como perro con dos cabezas.


García Be