martes, 16 de enero de 2018

Al final, por suerte la actualización de mi sistema operativo a la última versión estable y con soporte de largo término, tal cual la traducción literal de las siglas en inglés, ¡ha sido un éxito!
Cosa que no me esperaba, sinceramente, porque las veces anteriores perdí archivos.  Y eso es jodidamente asqueroso y repugnante.  Que te falle así tu sistema.  Que pierda activos informáticos, porque eso son finalmente.  Esta vez, quiero decir, fue apenas un sustito.  Todo funcionó de maravillas, incluso cuando tuve que reiniciar por primera vez, y al comenzar mostró otra pantalla que antes era distinta.  Sin embargo, después de un par de reinicios se normalizó.  Tal vez podría decir que ha relentizado algunas tareas, pero sin importancia.  Y han aparecido también, algunas nuevas y eso está bueno.  Para seguir explorando en los próximos días. 

Ocurrió que vi lo útil que puede ser tener desplegado permanente una ventana que muestre el log de syslog, bueno, para los menos entendidos, sería un estado de situación actual, al momento de producirse cualquier incidente, que dicho incidente se muestre en pantalla de inmediato, así uno va relojeando lo que sucede internamente y tiene más información al instante.  Estoy explorando algunas opciones de widgets para el monitor, es decir, para la pantalla y que quede ya instalado y no moleste.  En segundo plano.  

Porque así estaba yo, cuando me enteré de algo que tengo que morderme los labios para no comentar y sucedió en el barrio.  Y no tiene que ver con las computadoras,  pero, como decían antes, eso es harina de otro costal.  Recientemente quise saber qué significaba este otro dicho: apretado como piojo en costura, tal parece que antes, los parroquianos encontraban muy a menudo piojos abarrotados en las costuras de los trajes y/o vestidos de uso común, porque las liendres ponían sus huevos en cantidad en los armarios y ahí germinaban por decir así, en grandes cantidades. 

Mirá vos, cosas que uno se entera.  Y no hay que andar alargando mucho la mirada, te lo muestran así, como quien no quiere la cosa, será que hay mucha angustia en esas almas, que uno les viene a servir como consuelo o les da confianza.  Eso es estimulante y alentador.   Quiero pertenecer a este barrio por muchos años más, quiero a la gente que conozco de por aquí cerca, son especiales.  A veces, sueltan amarras y tiembla como en Perú, grado 6.8 en escala Richter.

sábado, 13 de enero de 2018

Qué genialidad ese Github, para todo programador que se precie, o para todo curioso que quiera aprender, porque uno va allí y algo bueno va a encontrar.  Honestamente desconozco la plataforma bastante, quiero decir, sé que hay cosas buenas pero no es que haya descargado ni explorado mucho las opciones ni haya trabajado tanto con el software, porque tiene asociado un software además, que uno debe instalar en su computadora, para descargar grandes cantidades de programas, o pocas, o lo que sea, pero listas para usar.  Son en una gran mayoría, ejercicios de programación hechos por estudiantes, pero también hay algunos proyectos discontinuados o no, que tienen mucho para ofrecer.  Uno va y lo toma.  Y lo usa.  Puede además modificarlo a su antojo, hacer un fork que es una desviación, por así decir, tomar otro camino en el desarrollo con lo que habían hecho hasta ahí, y seguir adelante.  Todo eso con una conexión a internet, y una PC con lo que tiene que tener: un microprocesador. 

También, uno sabe que a la larga conseguirá amigos, porque una vez que descarga algo, le da por contactar al programador que lo hizo y mandarle sugerencias y comentarios, y agradecimientos.  Porque están ahí, y vale la pena hacerlo.

Me ha pasado también que lo que bajo no es de mi agrado o no lo entiendo, bueno simple: se borra.  Uno apenas gastó algo de tiempo, aunque eso no sería tanto lo ventajoso, como si me gustara el software libre porque no hay que pagar.  No, no.  Me gusta el buen software y si es pago pues bien, habrá que ver si se justifica y demás.  Las cosas hay que usarlas de acuerdo a como vienen diseñadas, digo, si algo es propietario, habrá que usarlo con licencias, y si no, disfrutarlo sin licencia.  Pero esto último tampoco es exacto porque en el código abierto hay una licencia, sólo que es libre.  Es la GPL, que ya mis amigos la conocen, y si quieren buscar más información en Internet, seguro lo encontrarán fácilmente.

Está bueno. Como están buenos los chipás que hoy, cocinó Rocío.

miércoles, 10 de enero de 2018

Veo libros en las vidrieras de los negocios del centro y me llama la atención la gran cantidad de ejemplares dedicados a la cuestión política del país, pero el interés de la gente parece darle la razón al vendedor, que ve cómo esa estantería cada día se vacía más, y a buen ritmo.  Eso quisiera yo, que mi libro futuro, o mis anotaciones en internet tuvieran un acceso masivo e importante con muchos lectores dedicados a seguir con atención lo que escribo.  Eso puede darse, tal vez en el futuro.  Convengamos.

Por ahora, tengo que seguir con la lectura, es que el editor ha pasado a un primer plano, y me interesa ya seguir con el aprendizaje de ese entorno de programación para pasar después al proyecto que les comentaba días atrás, sobre el sistema para una empresa.  Es que con otras, vengo trabajando animadamente con un software de libre acceso que se descarga fácilmente de internet y que tiene muchísimas funciones listas para usar.  Tiene mil ventajas, desde mi punto de vista ya que no tenés que hacer una gran inversión al principio para implementarlo y ver si realmente es lo que necesitas.  Sí, tiene muchas funciones que se usan poco.  En las empresas están convencidos que para ganar dinero hay que vender.  Si se anota o no en un sistema, es secundario.  Y este tipo de aplicaciones necesitan rigor y disciplina.  Sin sonrisas.  Es duro el trabajo del programador, y del implementador y del empresario y de todos.  Para todos, la vida tiena alguna complicación, así que dejemos de lado las quejas, y pongamos manos a la obra con lo que hay que hacer, que al final de cuentas es lo que nos gusta.  Porque si dijeramos, esto es un garrón y a nadie le gusta hacerlo bueno, pero no es eso exactamente lo que estoy diciendo aquí, quiero que podamos trabajar de lo que nos gusta, y sabemos hacer, sin irnos de casa o de nuestra ciudad, y que los empresarios chicos o grandes se beneficien de las ventajas de la informática.  ¿Tiene algo de malo, o de raro eso?  Imagino que no.

La red principal, digo la red social más importante de internet, es que empieza con Face y termina con libro pero en inglés, bah, en Facebook están estrenando el Marketplace, y se ve que le queda poca vida a los grupos de compra venta que saturan la aplicación de ofertas de venta de productos.  Habrá que ver qué sucede, pero me late que ya no usaremos otra cosa para comprar y vender.

Dicho esto, paso a unas tareas rutinarias de la casa, como prender el horno que es la hora de cocinar, aunque afuera hagan casi 30°C a esta hora,  las 22:30.

lunes, 8 de enero de 2018

Siguiendo con el curso de construir un sistema, o una aplicación en esta computadora para después replicarla en algún cliente que lo necesite, busco lanzar un programa y lo hago.

En eso estaba cuando se desconectó de internet la pc, y quedé ahí sin poder guardar lo que escribo.  Sin embargo, puedo practicar lo que vengo estudiando porque más allá de estar trabajando con el procesador de texto, sigo un tutorial que está bastante bueno, sobre programar con Django, que en realidad es programar con python.  El otro es un framework basado en python.  Bueno, ya se que no me entienden, pero no importa.  Lo que hay que entender es que para escribir esos programas hay que instalar un editor, y ya lo hice y está bastante bueno, ya lo he comentado otras veces, que se trata de un entorno de programación, más que un editor.  Uno aprende a programar en ese editor, porque se puede customizar, adaptar, cambiar en casi todos los aspectos del mismo.  Es impresionante.  Y empecé una vez más a leer sobre los conceptos básicos de ese lenguaje de programación.  Si bien es bastante complejo, como decía, es también muy estimulante.  La programación avanza casi casi, como si tocaras los bytes uno a uno.

Temo escribir acerca del editor porque me parece que va a generar discusiones acaloradas acerca de cuál es mejor o peor al respecto y no me interesa que eso ocurra.  Lo elegí porque como dije al principio, me gustan los programas complicados, ir medio en contra corriente como el salmón y eso.  Si hay algo jodido, me prendo.  Lo llevo en la sangre, poco se puede hacer al respecto.  Como esto mismo de escribir en un blog, ¿para qué o para quién?   Apenas se de los lectores que tengo, son pocos, quizás contados con los dedos de la mano.  Sí hay algunos fieles, y eso ya me entusiasma.

Siguen llegando noticias tristes de los incendios en los campos cercanos, en General Alvear.  Solidaridad con los propietarios y los pobres animales.  Está tronando en el cielo sin embargo y hubo una frágil llovizna hoy que ojalá haya llegado a mojar un poco ese infierno.

viernes, 5 de enero de 2018

Qué maravilla, uno puede hacer andar un servidor en su propia máquina, como en este caso una PC de escritorio común, que puede hacer las veces de servidor, que claro no tendrá las ventajas ni la seguridad de un equipo armado a tal fin, pero sin embargo para hacer pruebas y tal vez para responder a tareas sencillas que no demanden demasiadas conexiones a la vez, funciona perfecto.  Y esa es también una de las ventajas del bitTorrent, un software diseñado especialmente para compartir archivos, que quitando el aspecto legal tan controversial, funciona a las mil maravillas para evitar que muchas computadoras descarguen  un mismo  software o archivo, digamos de un único servidor y puedan compartirlo y obtenerlo sin necesidad de saturar de demandas a un sólo equipo, como podría ser una de estas máquinas como la que tengo yo aquí.  Ni hablar de una notebook.  Me toca trabajar en una empresa que sólo tienen para conectarse a Internet una computadora similar a una notebook.  Es una All in One, pero se parece más a una notebook que a otra cosa.  Ahora, ¿vieron que desde hace tiempo las computadoras son cada vez más pequeñas, pero más poderosas?  Es increíble.  Me pasa que en otro cliente me mostraron una notebook que tiene un disco duro de no se cuántos Gb de capacidad.  Tremendo.  Más chicas y más poderosas.  Esa es la tendencia.  Seguramente, por un tema de habilidad con los dedos alguna vez dejarán de hacerlas cada vez más pequeñas, aún cuando sea posible.  Ya no habrá manera de manipularlas.

O más rápidas.  Con esto también pasa algo similar.  ¿Vieron que Windows a veces se queda trabajando en algo y uno se pregunta, qué está haciendo todo ese tiempo ahí, la barrita avanzando sin que suceda nada?  Bueno, en algunos casos, no en todos claramente, pienso que lo hace para darnos tiempo.  Podría hacerlo más rápido, pero esa velocidad entorpece el trabajo porque no damos tanto nosotros, los pobres seres humanos...

¡Pero vamos a ver!  ¿En qué quedamos con el sistema que estoy desarrollando desde la aplicación que viene como tutorial en Internet? A eso vamos, en eso estoy trabajando y he comenzado a leer también el tutorial para manejar el editor.  Para los que no saben,  editor en el áspero mundo de la programación, es el programa que se usa para escribir el código mismo de los programas.  Es decir, aquello que entendemos a la misma vez los seres humanos y las máquinas.  Bueno, cada vez son más complejos, y más grandes.  Todo lo grandes que uno quiera porque si aprendes varios lenguajes y desarrollas en distintos ambientes tendrás que hacerte a la idea de que el editor también se volverá un monstruo.

También.

jueves, 4 de enero de 2018

Objetivo Número 1, cumplido: configurar la primera app dentro del servidor de Django, todo en modo de pruebas, y siguiendo el fantástico tutorial que te lleva a desarrollar una aplicación que seguramente no le servirá a nadie, pero al menos te permite hacer algunas pruebas algo sencillo para ir practicando.  Ya la hora que es, y tengo todo por terminar.  Estoy en la lección 1, recién, empezando y hay cosas que terminar como por ejemplo cortar el pasto, que en esta época acá en nuestra ciudad se le da por crecer sin importar los tiempos de los dueños de casa, y encima hoy corrió un viento bastante fuerte, además del calor.  La buena noticia es que nos hicimos un ratito para veranear en la pileta que hacía mucho no visitaba y disfrutamos bastante.  Había poca gente, a la hora en que nos vinimos recién empezaba a caer alguien por allá, es que hacía bastante calor y la siesta es inevitable. Habrán dormido un poco para después refrescarse yendo a la pileta.  El agua estaba muy fresca y limpia.  Hicimos amigos.  Estuvo bueno.

El editor se roba todas las miradas.  Es un entorno completo de programación, no es sólo un editor de texto simple, tiene autocompletar y todo eso, pero además se pueden hacer cosas sin límites, las que uno quiera, jugar ahí dentro es como entrar en una juguetería como cuando era niño.  Justamente, desde entonces que no iba a esa pileta, la encontré bastante igual por decir, es más, creía que era profunda y en realidad no, en todo momento el agua me llegaba al pecho.  Me sumergí de inmediato pensando que era más profundo pero no, justamente en esa parte era bastante poco profunda, (no quise usar la palabrita panda muy común por estos lados, porque raramente me van a entender) pero no pasó nada.  Sólo era cuestión de nadar de punta a punta, unos buenos largos y hacerle frente al sol que estaba de lo más radiante.  Hay poca sombra es importante decirlo.  Hay que protegerse porque los rayos están fuertes.

No quiero divagar tanto.  La primera aplicación hecha en Django, al final, funcionó.  Quiero decir, la primera parte del tutorial on-line, está completado.  Hoy no hay imagen que lo demuestre, sólo bastará con que yo lo diga y listo.  Puedo decir que hubo que ajustar la ubicación de un archivo urls.py que lo había guardado al principio donde no era correcto.

Seguimos más tarde.
Es lo mío instalar sistemas complicados de manejar para ver de qué se trata, aunque después no funcione o no les encuentre la vuelta, como me pasó aquella vez que instalé un Sistema Operativo que desconocía como Corel Linux, que venia un CD en la revista de computación.  La instalación borró todos mis archivos de una vez pero arrancó algo lindo, como fue descubrir un sistema que te permite instalar paquetes de programas sin pedir nada a cambio, más que lo uses a conciencia.  Bueno, y tampoco te piden eso.  No hay licencias que aceptar, ni trámites que realizar, ni depósitos ni transferencias costosas en el medio.  Puede ser bueno o malo, pero no se, en aquel momento se transformó en una ilusión que ha continuado hasta hoy.

Si bien han habido varias instalaciones desde entonces, y actualmente uso Ubuntu, también conozco y uso en otras máquinas versiones distintas de Windows que me resulta un super sistema, también, muy útil en algunos casos, y que encuentro además en la mayoría de computadoras que hay en las empresas. Está en todos lados, es un sistema muy común aquí en nuestra ciudad, y también claramente en el país y el mundo.  Hay programas también ahí gratuitos de usar, y hasta que siguen el concepto de software libre, por ejemplo, se puede instalar Python en Windows y usarlo libremente, como hago en cada oportunidad que requiere.

Siguiendo con el proyecto de desarrollar en Django, ya instalé el framework en el sistema isolated (me gusta como suena en inglés) o aislado con virtualenv, y ya he creado el primer proyecto.  Es decir, desde ahora en adelante estaré simplemente editando archivos dentro de una subcarpeta en el directorio virtualizado que he creado antes.  Ya veremos cómo avanza el proyecto, quiero como les decía, desarrollar algo para un Instituto.  Tendrá múltiples caminos por donde avanzar, y me imagino que aprender Django no será lo único que va a ocurrir a lo largo del año, porque habrá que saber y bastante de html y css entre otros.  Tengo javascript bastante descuidado, sabemos que es un lenguaje de programación extendido por toda la web y conozco compañeros que lo usan con una facilidad asombrosa, quiero avanzar también por ahí.  Alguna vez hice algo con jQuery es asombroso.  Datatables, me acuerdo, tremendo.

Queda mucho más por hacer, estuve buscando además algún editor confiable que se lleve bien con python y Django, pero al momento de escribir esto, lo único que me resulta atractivo es... bueno después les cuento.

Déjenme ahora verificar que el servidor está corriendo con Django, con el siguiente comando:

$ python manage.py runserver 

Y funcionó: