sábado, 16 de enero de 2010

Turismo

Apareció una paloma en el lago.

Miro ese animal, miro sus plumas, miro lo que hay alrededor, es un lago tranquilo por suerte hoy está manso, ideal para navegar y disfrutar el día soleado. El animal mira para uno y otro lado, espera que le tire miga de pan, está loco.

Este pancito que me queda está duro, está viejo y seco y es lo único que tengo para los próximos días si no me vienen a buscar. Seguirás ahí mirando animalito, seguirás esperando mi generosidad eternamente. Es lo único que me queda y vos ahí tan campante. Tené cuidado. Yo que vos empiezo a volar de inmediato, me largo a buscar otros horizontes porque mientras te miro, veo de reojo una piedrita que hay aquí a mi lado y me parece que alcanza para voltear comida envuelta en plumas.

Eso. Volá. Andate, es lo mejor que podés hacer. De todas maneras me voy a preparar. Voy a acercar un poco esa piedrita y voy a cortar ramas secas. Tengo a mano un encendedor con algo de gas.


García Be

No hay comentarios:

Publicar un comentario