jueves, 13 de octubre de 2011

Parque de diversiones

El presidente del club inauguró un parque de diversiones para mil personas en la manzana lindera y fue una fiesta para los vecinos.  Se agolparon en la entrada desesperados por ingresar y a mí, que ni me gustan los juegos, me regalaron accesos libres para ir con mis amigos.  Fuimos todos juntos a festejar la flamante inauguración de esta ampliación del querido club de barrio.

-En fútbol andamos regular -dijo el presidente en su discurso, y la gente lo abucheó por un momento, pero redobló su promesa de levantar en lo futbolístico para el próximo año, y uno de los objetivos de la reciente apertura del parque de diversiones es juntar fondos para repatriar algunos valores que están jugando en el fútbol trasandino con importante éxito.  Del semillero del club han salido algunas figuras notables que hoy son noticia en todo el mundo.  Uno de ellos asesinó al referee que le cobró mal un penal, pero eso es otra historia, y desde luego no es la más alegre de recordar.

El presidente da que hablar.  Su paso lento hace pensar en un recambio generacional.  Los dirigentes lo ven alicaído y cansado.  Él argumenta que sólo su cuerpo responde con dificultad, pero la mente está al cien por ciento activa y está decidido a llevar al club al viejo sitial de líder que tuviera en los años setenta.  Quienes le ayudan son buena gente muchos de ellos amigos personales.  Realmente están dispuestos a colaborar cada vez que surge alguna iniciativa dentro de la asamblea y trabajan juntos, codo a codo.

Hay cierto malestar por la contaminación sonora que va a ocasionar el parque de diversiones.    ¡Pero el empleo...!  Ha dado empleo a mucha gente del barrio y eso fortalece los vínculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario